La paradoja de Abilene

Esta paradoja famosa en el campo de la sociología, en el que un grupo de personas realizan una acción que no querían realizar de manera individual.

La paradoja cuenta lo siguiente: <<Una tarde se encuentran un matrimonio y la suegra jugando a las cartas, y el suegro les propone a los tres realizar un viaje de cerca de 80 km a Abilene,  pese a ser una tarde calurosa, la mujer de este acepta y dice que le parece muy buena idea, a el marido también le parece bien, y su mujer acepta de igual forma. Realizan el viaje y tardan mucho más de los esperado, y al llegar al destino la suegra dice “Menudo viaje, hubiera preferido quedarme en casa, pero acepté porque estaban muy ilusionados”, el marido también reconoce que solo vino por satisfacer al resto ya que pensó en que estaban aburridos,  mientras que la mujer confiesa que accedió por no estropear los planes del resto>>.

Al final todos quedan perplejos, porque decidieron en común hacer un viaje, que nadie quería hacer.

Anuncios

Paradoja del abuelo

Esta paradoja de la física que ha sido muy utilizada en la ciencia ficción, se basa en los viajes en el tiempo.Y dice que si somos capaces de retroceder en el tiempo, podríamos llegar a la época en donde vivía nuestro abuelo o descendiente lejano, y acabar con él, de tal forma que no nacerían nuestros antepasados y por lo tanto yo tampoco existiría, y al no existir no podría haber realizado un viaje al pasado.

A esta paradoja se le han dado multitud de soluciones, como la de la existencia de universos paralelos o de líneas temporales, pero parece claro que ninguna de ellas puede explicar la incongruencia.

Paradoja de Olbers

Esta paradoja intenta responder a la pregunta de: << ¿Porqué todas las estrellas juntas del universo no producen una enorme luminosidad, y el cielo nocturno es entonces negro?>>.

Aunque es conocida la paradoja por el médico y astrónomo alemán Wilhelm Olbers, quien sugirió una de las respuestas más aceptadas por la comunidad científica, la del polvo estelar. Ya un siglo antes se lo habían preguntado otros científicos como Thomas Digges, sin dar ninguna respuesta al mismo.

Posteriormente a tiempos de Olbers, científicos como Edward Harrison, han afirmado que las teorías que Olbers y otros dieron, partían de una premisa errónea, y era que el universo y número de estrellas era finito, sin embargo para Harrison, el cielo nocturno no está iluminado porque las estrellas y el universo, son infinitos.

Paradoja de la herencia de caballos

Esta paradoja nos habla de un árabe que tras su muerte dejo en herencia a sus 3 hijos 17 caballos, de tal forma que debían repartirse entre ellos a razón, de la mitad de caballos al mayor, un tercio de los caballos al mediano, y un noveno de los mismos al pequeño. Pero pronto se dieron cuenta que no sabían cómo repartirlos, sin tener que compartir algún caballo, así que decidieron llamar a un sabio.

Este al acudir al encuentro llevó su caballo, y lo unió a los otros 17, entonces comenzó a repartir los caballos calculando sobre 18, de esta forma entrego 9 caballos al mayor, 6 al mediano y 2 al pequeño, entregando en total 17 caballos, una vez hecho el reparto, tomó su caballo y partió.

Paradoja de los granos de arena

Esta paradoja se centra en el estudio de un montón de arena, parece claro que si se quita un grano de arena del montón, este sigue existiendo, y el montón de arena está compuesto por un número finito de granos, por lo que ambos conceptos se contraponen en esencia.

Ya que si cuantificamos el número de granos que tiene un montón, estamos en ese momento contradiciendo el supuesto, de que retirar un grano de arena del montón no hace que desaparezca el montón. Si por el contrario decimos que un montón no puede cuantificarse como un número de granos, ya estamos contradiciendo el otro supuesto, que indica que un montón es un número finito de granos. Planteando de esta forma una paradoja sin aparente solución lógica.

Paradoja de los loros

Nos relata la situación de un hombre que tenía dos loros en su casa, y un día una visita le preguntó si alguno de los dos loros era macho, a lo que este hombre respondió que sí.

Partiendo de este supuesto: ¿Cuál es la probabilidad de que ambos loros sean machos?

La respuesta es un tercio, otro día otro amigo que visitaba su casa le preguntó: ¿Si era macho el segundo loro?, a lo que este le respondió que sí, entonces en ese supuesto, ¿Qué probabilidad existe de que el primer loro sea también macho?, en este caso y sorprendentemente la probabilidad aumenta a un medio.

La resolución al problema está, en que para el primer caso, entre las cuatro posibilidades globales, que ambos loros sean hembra, que ambos macho, o que el primero macho el segundo hembra, o el primer hembra el segundo macho, solo tenemos 3 posibilidades ya que los dos no pueden ser hembras, y entre estas 3 solo una es la preguntada, luego la probabilidad es 1/3.

Para el segundo caso, quitamos dos posibilidades de esas cuatro, que ambos sean hembra y que el primero macho y el segundo hembra, luego nos queda solamente dos posibilidades, y una de ellas es la correcta, por lo que la probabilidad se queda en el 1/2.

La paradoja de Newcomb

Esta paradoja fue formulada en el año 1960 por el físico estadounidense del siglo XX William Newcomb,

En esta paradoja, un ángel nos presenta dos cofres, uno primero que contiene mil dólares y otro segundo que puede contener o bien una araña sin valor, o el cuadro de la mona lisa que cuesta millones de dólares, y se nos da la posibilidad de elegir ambos cofres o solamente el cofre segundo, de tal forma que si el ángel creyese que este erigiría los 2 cofres metería en el segundo la araña, y que si creyese que solamente elegiría el segundo cofre, entonces introduciría dentro el cuadro. Con estos datos parece indicar que como el ángel es un magnifico adivino, lo mejor seria elegir el cofre 2 para así poder obtener el cuadro.

 Sin embargo el ángel nos complica mas el problema, diciendo que el cofre 2 ya ha sido relleno 40 días antes, presumiendo saber cual es la elección que elegiría esta persona. En este punto ya parece tener mas lógica elegir ambos cofres así te aseguras los 1000 dólares.

 A esta paradoja se le han dado muchas posibles soluciones, pero a día de hoy todavía no se ponen de acuerdo los estudiosos sobre cual seria la estrategia mas correcta.

La paradoja de Pinocho

Se trata de una paradoja similar a la del mentiroso, que nos lleva a un contradicción lógica, la cuestión es la siguiente: ¿qué sucedería si pinocho dijese <<me va a crecer la nariz>>?.

 Pues bien, si afirma esa frase, y no le crece la nariz, por lo tanto estaría mintiendo, y pinocho cuando mentía le crecía la nariz, por lo tanto si que habría dicho en el fondo la verdad, y por lo tanto no debería haberle crecido. Como vemos con ese razonamiento se llega a una contradicción.

Paradoja de los alcaldes

Esta paradoja nos plantea el siguiente problema: Era un reino que estaba formado por muchas ciudades y en cada ciudad había un alcalde, pero no necesariamente estos alcaldes vivían en la ciudad que gobernaban. Esta situación un día el rey decidió cambiarla, para imponer una situación más disciplinaria, creando una nueva ciudad llamada cad <<ciudad de alcaldes desplazados>>, en la que deberían vivir únicamente todos aquellos alcaldes que no viviesen en la ciudad en la que presidían la alcaldía.

El problema que se plantea es ¿Dónde vive el alcalde de esta nueva ciudad?, ya que si el alcalde viviese en esa ciudad, estaría incumpliendo la normativa ya que en ella solamente pueden vivir los alcaldes desplazados, y si por el contrario viviese en otra ciudad, también estaría incumpliendo las normas, ya que se trataría de un alcalde desplazado y por lo tanto debería vivir en la ciudad de cad.

Paradoja del condenado

Esta paradoja nos habla sobre un supuesto caso acaecido en la edad media, en la que un rey dictó la siguiente sentencia a un reo: <<Una mañana de este mes serás ejecutado, pero no lo sabrás hasta esa misma mañana, así dormirás todas las noches con la duda de saber si es tu último día>>.

El reo en su celda comenzó a razonar sobre la sentencia, y llegó a la conclusión que era imposible su ejecución, ya que si el mes termina el día 30 no podría ser ejecutado el día 30 ya que el día 29 por la noche lo sabría, y tampoco el día 29 ya que el 28 por la noche lo sabría, y así sucesivamente.

Sin embargo una mañana de ese mes el reo fue llevado por el verdugo al sitio de ejecución, y murió. El fallo de este razonamiento está en que un conjunto como es el mes, tiene propiedades distintas que cada una de sus partes (días), de tal forma que el conjunto mes por ejemplo tiene como propiedad <<día sorpresa>>, propiedad que no tienen los días o sus partes individuales, El no tener en cuenta en el razonamiento el conjunto como tal y si sus partes individuales del conjunto, es lo que llevó a una conclusión errónea al reo.

« Older entries