Picasso y Stein

La amistad con la escritora Gertrude Stein no sólo le proporcionó una gran clienta y le abrió las puertas al más fascinante Salón de París, sino que también dio lugar y una de sus tempranas obras maestras. La primera vez que la retrató de fué en 1905, pero se estuvo peleando con el rostro y sólo después de más de noventa sesiones lo consiguió acabar, para gran desilusión de Stein.

Despues Picasso se marchó de vacaciones a España, donde realizó lienzos que enfatizaban una nueva angulosidad y geometría. A su regreso, Picasso volvió a retomar el retrato y repintó el rostro de Stein. Sus rasgos se convirtieron en una máscara, con la boca esbozada en una firme línea, la mejilla oval y los ojos en forma de almendras asimétricas. A sus amigas no les gustaba el cuadro, pero a Stein sí, y afirmó con su típica prosa retorcida: <<soy yo, y es la única reproducción de mí que siempre seré yo misma, para mí>>.

Cuando los amigos hacían ver a Picasso que el cuadro no se parecía en absoluto a Stein, éste simplemente contestaba: <<ya se parecerá>>.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: