Cánovas el envidiado

El que fuera presidente del gobierno español, Antonio Cánovas del Castillo, invitó en cierta ocasión a muchos personajes ilustres a comer a su casa; entre ellos se encontraba el poeta Ramón de Campoamor. Como no podía asistir ese día al evento, le envió una nota de disculpa que finalizaba de la siguiente manera: <<Recuerdos a don Antonio, a quienes unos envidian el talento, otros la casa, y todos la mujer>>.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: