Fundir medallas para salvarlas

Al verse perseguido por los nazis, el físico danés Niels Bohr, decidió abandonar su país, pero antes de hacerlo disolvió en ácido las medallas de oro concedidas con el premio Nobel que le habían confiado sus amigos Max Von Laue y James Franck. Lo metió en una botella y lo guardó en su laboratorio de Copenhague, tras finalizar la guerra, lo mandó a la academia sueca para que allí lo volvieran a refundir y así recuperar las medallas.

Anuncios

1 comentario

  1. diciembre 14, 2013 a 04:47

    ESO ES INTELIGENCIA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: