Fíate de la virgen y no corras

Esta expresión utilizada para decir a alguien que no se fie de nada ni de nadie, tiene su origen en el siglo XIX,  cuando un torero muy imprudente se dedicaba en sus faena a hacer todo tipo de temeridades delante de un toro, hasta que un día fue gravemente cogido. Mientras intentaba huir del toro un espectador le gritó: <<anda, fíate ahora de la virgen y no corras>>.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: