Arrimar el ascua a la sardina

esta expresión utilizada para definir el uso egoísta de una determinada situación, proviene de una antigua costumbre en los cortijos, en donde a los trabajadores se les solían dar sardinas, que asaban en las lumbres; cuando uno arrimaba las ascuas a su sardina, la lumbre se apagaba, por lo que tuvo que ser prohibido para evitar altercados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: