Una muerte fortuita

En el año 485 antes de nuestra era, el dramaturgo griego Esquilo, falleció de manera desafortunada tras recibir el impacto de una tortuga que había sido soltada por un águila sobre su cabeza. La rapaz confundió la calva de la cabeza de Esquilo con una piedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: