Acostumbrarse al ruido

El que fuese varias veces campeón del mundo de ajedrez entre los años 1948 y 1963, Mikhail Botvinnik, tenía un manía que era la de desconcentrarse si en la sala de juego había mucho ruido.

Para solventar ese problema, no le quedó más remedio que tener que entrenar en casa, creando un ambiente ruidoso con la radio y los electrodomésticos, de esta forma consiguió superar aquella manía y seguir siendo campeón del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: