El efecto del realismo

Cuando Miguel Ángel Buonarroti terminó la estatua de Moisés, quedó al instante sorprendido por la belleza de la escultura. Entonces tomó un martillo y comenzó a golpear a la estatua gritando: << ¡Habla! ¡Habla!>>.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: