Adulterio en Esparta

En la antigua Esparta se permitía el adulterio, siempre y cuando el amante fuese más alto y robusto que el cónyuge, por lo que para ejercer de corneador había que ser más alto y fuerte que la media.

La soltería estaba penada con el destierro, así que no quedaba más remedio que decidir entre el exilio o la cornamenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: