Faltar un tornillo

Esta expresión que es utilizada para indicar que alguien no está del todo cuerdo, tiene su origen en la revolución industrial, a finales del siglo XVIII. En un momento en donde las máquinas comenzaron a formar parte de la vida de las personas, y aunque no se conocía con exactitud el funcionamiento de las mismas, si se podía intuir, que la falta de cualquier pieza por pequeña que fuese, como el caso de un tornillo, provocaba que la maquina dejase de funcionar correctamente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: