Una muerte anestésica

El pionero en el uso de la anestesia en el siglo XIX, Horace Wells, tuvo una muerte singular utilizando la anestesia con la que tanto había experimentado. Se dice que Horace llego a convertirse en adicto al cloroformo, y que llegó a ser arrestado en el año 1848 por rociar a dos prostitutas con ácido sulfúrico. Unos días después fue encontrado su cuerpo sin vida dentro de la celda, se había auto anestesiado, y se había abierto el muslo con una cuchilla de afeitar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: