Sócrates y su manera de afrontar el día a día

Se encontraba en cierta ocasión el filósofo Sócrates, con un amigo comiendo en casa, y la mujer de este, Xantipa, estaba teniendo un día revuelto, y no se le ocurrió otra cosa que la de arrojar un cubo lleno de agua, sobre la cabeza de su marido.

El amigo se sintió ofendido y dijo que se marchaba de su casa, a lo que Sócrates, agarrándole de la mano le dijo: <<El otro día estuvimos en casa de aquel amigo, y vimos como una gallina se volvió loca y se subió a una mesa y tiro todo, ¿Qué diferencia hay entre esto y aquello, siéntate y riámonos de lo que ha pasado>>.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: