Monda y lironda

Esta expresión se remonta al siglo XVII y XIX, en aquella España en la que predominaba la figura de bandoleros y asaltadores de caminos, los cuales eran ejecutados, y cuyas cabezas eran expuestas en las plazas de los pueblos en lo alto de un poste, dentro de una jaula de hierro.

En estas plazas es donde solía estar el mercado, los fruteros y comerciantes protestaban, e incluso se negaban a exponer sus productos por la presencia de estas cabezas, ya que las moscas y demás insectos acababan yendo a por el género de los comerciantes. Y se decía que aquellas cabezas se quedarían expuestas hasta que quedasen <<monda y lironda>>.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: