La lealtad de Doña Leonor Dávalos

El hijo de Guzmán el bueno, Don Alonso de Guzmán, conspiró en numerosas ocasiones contra el trono de Pedro I <<el cruel>>. En una de estas, fue apresada su mujer Doña Urraca Ossorio, y condenada a la pena capital.

El lugar del ajusticiamiento, se produjo en la Alameda de Hércules, en Sevilla, junto a la confluencia de las calles Pedro niño y Cruz de las tinajas. El reo era incinerado una vez moría, al comenzar con la incineración, el humo levanto sus ropas, e hizo que mostrase al público sus partes intimas. En ese momento una joven muchacha protegida de la familia Guzmán, de nombre Doña Leonor Dávalos, se lanzó a la hoguera para bajarle la falda a su señora ya que en aquellos tiempos se consideraba una deshonra, esto hizo que ella también muriese junto a Doña Urraca en un gesto de lealtad y gratitud.

Sus cenizas fueron enterradas junto a las de Doña Urraca, en el monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: