El quinto pino

Esta expresión tan usada para indicar que algo está muy lejos, tiene su origen hace un siglo, a principios del siglo XX, en Madrid, entre dos de sus calles más simbólicas, la calle Alcalá y la de Recoletos, había 5 pinos muy frondosos en fila.

 En este tiempo estaba mal visto socialmente darse un beso en público, por ello las parejas jóvenes se alejaban a un sitio poco transitado, y estos pinos les proporcionaban un buen cobijo, por lo que la expresión irse al quinto pino equivalía a irse a un lugar lejano a donde casi nadie llegaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: